Publicado 28.11.2017 |

Las organizaciones afrontan un desafío sin precedentes. La erosión genética que el hombre ha provocado por su ego o ignorancia debe detenerse. Estamos conviviendo en un único y extraordinario hogar como es la Tierra y debemos honrarla con nuestros actos. El hecho de que en este momento 1.500 millones de personas no tengan acceso  al agua potable y padezcan hambre no es un dato más, ni tampoco es ajeno a las prácticas comerciales.
La Sustentabilidad le brinda una nueva oportunidad al Hombre, a las empresas, organizaciones y sociedades de todo el mundo, para poder construir mayor capital social en un futuro trascendente. Para ello debemos redefinir nuestro modo clásico de vida dentro de la Biósfera.
Esta oportunidad histórica, es la más honesta y transparente posibilidad que el mundo corporativo tiene de desplegar una coraza de inmunidad contra muchas de las arcaicas, patológicas y nocivas formas de elaborar productos o brindar servicios en la actualidad.
El gran golpe de timón únicamente lo podrá realizar una nueva gama de líderes que encuentren en las prácticas sostenibles, la posibilidad de desarrollar bienestar general en las comunidades donde desplieguen su tarea.
El Gerente Sustentable es aquel líder ejecutivo que prioriza e integra las variables ambientales, sociales y  económicas, alineadas a la estrategia corporativa. Las estructuras clásicas tienden a derrumbarse para dar lugar a prácticas inéditas con ideas transformadoras de la realidad. Y sólo podrán instrumentarse en procesos que asuman riesgos e imaginen fantasías. Tales sueños deberán construirse en base a las carencias de realidades y contextos inconclusos que demanden acciones urgentes de personas que crean lo imposible.
Integra una nueva generación de ejecutivos. Su axioma es la nueva visión del bien común y disfruta con ello. Cada toma de decisiones estará inundada de principios ético-ambientales y la asunción de riesgos, implicará siempre poner por delante de todo, su interés hacia un mejor futuro. Su responsabilidad y compromiso serán únicamente con la vida, la humanidad y la trascendencia por todo lo que realice mediante la ejecución de sus tareas o proyectos.
Tener conciencia social y compromiso ecológico serán los puntos de partida en toda gestión sustentable de estos líderes con visiones ambientalmente proactivas.
Esta práctica será exitosa si se logra el “efecto iceberg” trabajando en lo subterráneo y profundo de las relaciones interpersonales de las empresas. Los valores, principios, virtudes, mística, pertenencia y compromiso que enarbole, serán sus sólidos cimientos. El resultado a obtener de los “grupos de interés” tendrá la siguiente consecuencia: ganarán su incondicional admiración y confianza, como resultado de su honesta propuesta.
La transparencia juega un papel clave. Ser capaz de reconocer los errores cometidos en la búsqueda de la mejor performance, implicará explicar permanentemente las saludables intenciones y porque no aquellas tareas pendientes. 
Este gerente tiene la particularidad de integrar todos los aspectos de la cadena productiva, incorporando la sustentabilidad en forma transversal a la Visión y Estrategia Global Organizacional. Es decir, su función es la de “Gestionar Prácticas Sustentables Productivas”.
Tenemos que dejar de intervenir brutalmente en los ciclos de los ecosistemas. Entender que todo vive fuera y dentro de nosotros como un todo. La naturaleza es tan sencilla y fascinante como la vemos y sentimos. Creo firmemente que el movimiento del desarrollo sostenible crecerá e inundará el alma y espíritu de todos aquellos ejecutivos que conduzcan empresas, enarbolando cambios significativos y equitativos.
Del Libro: “El Gerente Sustentable”, Ed. Dunken – Bs. As. - Argentina
Claudio Rodríguez Agüero (Argentina)