Publicado 01.11.2018 |

Desde tiempos inmemoriales se ha hablado de Liderazgo, ya que es una disciplina tan ligada a la esencia del Hombre que jamás perderá vigencia. Estoy convencido de que su concepción e implicancias nunca morirán pero, su evolución va exigiendo nuevos significados. No tengo dudas de que el Liderazgo Sustentable viene a brindar contenido final y realidad a los requerimientos actuales de esta potente herramienta de gestión.
Entendemos a esta nueva competencia como: “la habilidad humana, técnica y emocional de interactuar e influir a personas o grupos a través de valores, para la obtención de metas y resultados sostenibles que beneficien y resguarden a las generaciones presentes y futuras”. 
El liderazgo sustentable no es una figura más que ingresa al escenario de las organizaciones. Es el definitivo liderazgo porque se incorpora de forma contundente y necesaria como una nueva competencia ejecutiva que amalgama habilidades históricas, sueños y desafíos futuros.
En mi anterior libro El Gerente Sustentable realicé esta afirmación con la convicción de que es irremediablemente necesario instalar en las estructuras organizacionales, personas que posean mucho más que conocimientos y habilidades técnicas. Estos tiempos demandan grandes transformaciones desde las mismas entrañas de las jefaturas que deben responder con inéditas formas de articular intangibles de valor constante.
Hablamos de liderazgo de múltiples compromisos, de invitar al desaprendizaje y reaprendizaje sobre prácticas y respuestas que él mismo desconoce. Estamos hablando de transformar y crear futuro perpetuamente. Ir más allá del cargo y de la organización.
Estos líderes gestionan rutinariamente la diversidad e inclusión como ingredientes vitales en la conformación de eficaces e innovadores equipos de trabajo. Se enfocan en interpretar constantemente las demandas de los stakeholders para construir una saludable cultura organizacional que elimine visiones inhabilitantes que les impidan ver al prójimo como a nosotros mismos.
Estamos hablando de un real compromiso con la sociedad y el planeta. Es realizar una profunda revisión de nuestra conciencia y una altruista vocación de servicio hacia la humanidad toda.